Museo de Las Encartaciones Logotipo Juntas Generales de Bizkaia

Mostrar

Patrimonio Conservado

Sierra circular “The “Imperial”

sierrasierra

 

Sierra circular

 

 

Autor: F. W. REYNOLDS & CO.

Cronología: 1877

Descripción y Contexto Histórico: La denominada Máquina de sierra circular “Imperial”, se creará durante el primer periodo de industrialización de Bizkaia, momento de transición entre el mundo rural y el mundo  puramente industrial. 

Durante este periodo industrial, las primeras máquinas fueron importadas de Inglaterra. Esta máquina, en concreto, estaba dirigida a industrias menores pero muy solicitadas en la época, como carpinterías o pequeñas forjas. 

Esta sierra circular procede de la empresa  F. W. REYNOLDS & CO., compañía fundada en 1868 por Frederick Wiliam Reynolds (1846-1918) en Londres, que orientó parte de su producción a la exportación. El precio de esta máquina fue de 22 libras.

Rápidamente, sin embargo, comenzó a importarse material de otros países europeos industrializados (Francia, Alemania, Bélgica…) lo que hizo también habitual la presencia de ingenieros y técnicos ingleses, escoceses, belgas, franceses, alemanes… en las primeras industrias vizcaínas.

Los primeros pasos de la industrialización en Bizkaia se dieron en 1842, al trasladar las aduanas a la frontera.  Así, la zona vasca peninsular se incorporará al mercado interno español. Una parte del País Vasco accedió a dicho mercado con ciertas ventajas competitivas. Las principales ventajas del ámbito vasco se encontraba en su tradicional espíritu comercial y, sobre todo, en la existencia de minas de hierro en los montes de Triano y en la tradicional industria siderometalúrgica. A ello se sumaba las prerrogativas que otorgaban los Fueros, las vías de comunicación existentes, la proximidad al mar o la existencia de una importante flota.

Debemos pensar que para el momento en que se fabricó esta máquina ya se habían creado algunas de las primeras empresas industriales (como Nuestra Señora del Carmen en Barakaldo) y se había invertido capital inglés y europeo en la explotación de las minas de Triano. Aparecieron así empresas como Orconera Iron Company, la Franco-Belga y otras varias (europeas y locales) que explotaron las minas desde la segunda mitad del siglo XIX hasta bien entrado el siglo XX. 

Es decir, para finales del siglo XIX existirá una actividad económica minera y siderúrgica de alto nivel. Esta va a estar localizada principalmente en la zona minera, el valle de Somorrostro, y margen izquierda del Gran Bilbao.

Con todo esto, la industrialización será un proceso largo y de fuerte desarrollo, sustituyendo gradualmente a la agricultura, tanto en el papel de actividad dinamizadora de la economía, como de la sociedad, siendo la principal ocupación de la población de la época. A medida que la industrialización se expande, aumentando la productividad, comienza la división del trabajo, el crecimiento demográfico se multiplica y, como consecuencia, el mundo agrario pasa a un segundo plano haciendo que los núcleos urbanos sufran un fuerte crecimiento. Estos movimientos no hacen más que alimentar el cambio de las formas de vida y trabajo, variando la estructura familiar y las relaciones sociales de la época industrial.

 

Funcionalidades: Esta Máquina de sierra circular y de cinta combinada “Imperial” tuvo como objetivo principal asegurar la mayor velocidad y potencia con el uso de la mínima mano de obra. Por ello, la finalidad de esta máquina era realizar trabajos generales pudiendo ser manejada fácilmente por una persona de fuerza media. Gracias a su doble sierra, podían cortarse hasta 4,5 pulgadas de grosor de madera mediante la sierra circular, y 5,5 pulgadas por la sierra de cinta.

Se proporcionaban dos ruedas de doble diente para cambiar, por lo que la tasa del  “mecanismo de alimentación” variaba según el grosor de la madera en corte. Disponía de una valla metálica paralela a la sierra, equipada con tornillos de cosido en la parte posterior que se podían regular y ajustar, y también se podía configurar en cualquier ángulo para el corte en bisel. Un surco en la mesa servía para guiar por un lado el corte transversal, y por el otro lado, las uniones a inglete, por la cual este trabajo se realizaba con gran precisión y expedición.

Para la “ranura de la espiga”, el “aparato de alimentación” debía ser quitado y desplazado, es decir, si se sacaba la tuerca del extremo del “eje de alimentación” y se soltaba el pequeño tornillo de fijación de la rueda, el eje se podía salir de su sitio.

Asimismo, se prestaba especial atención a la disposición para las regulaciones de la tensión de la Sierra de cinta, reduciendo en gran medida el riesgo de rotura.

Materiales y soporte: Hierro fundido y madera.

Estado de conservación: La máquina ha sido limpiada y actualmente se encuentra parcialmente montada.

 

Acceder a la galería