Museo de Las Encartaciones Logotipo Juntas Generales de Bizkaia

Mostrar

Patrimonio Conservado

Exvoto de la Iglesia de La Visitación (La Herrera/Ijalde-Zalla): Fragata “Bilbaina”

exvoto

 

Exvoto fragata bilbaina

 

 

Autor: Desconocido

Cronología: Siglo XIX

Procedencia: Iglesia de La Visitación de Nuestra Señora del barrio de La Herrera-Ijalde, en Zalla.

Propiedad del Obispado de Bilbao ha sido cedido temporalmente al Museo de Las Encartaciones para formar parte de su exposición permanente. Esta cesión ha sido posible gracias al acuerdo firmado por una parte por el Obispado de Bilbao y el Museo Diocesano de Arte Sacro y por otra por Juntas Generales de Bizkaia y el Museo de Las Encartaciones.

Descripción: Los exvotos son ofrendas dedicadas a Dios, a la Virgen o a los diferentes santos como respuesta por la ayuda o gracia recibida. Es decir, exvoto proviene de la tradición latina: “en consecuencia de un voto”.

Estos exvotos, y en especial los marineros, han estado presentes en todas las culturas y religiones, ya desde la antigüedad. Se situarán colgados de los techos de las iglesias ( en los cruceros) o montados sobre estructuras para ser utilizados posteriormente como elementos procesionales.

Existen diversas formas de representación de exvotos marineros: la maqueta completa, como en este caso, los modelos que muestran medio barco  y los barcos en botella. Aunque estas dos últimas son muy populares en otras zonas de Europa, en el País Vasco lo más común será la representación de  barcos completos. También son muy habituales los cuadros que muestran escenas marinas, remos, mascarones o productos de origen marino como vértebras de ballena -utilizadas como asientos-, o conchas -utilizadas como benditeras o pilas bautismales-. 

El exvoto marinero de la Iglesia de La Visitación representa a la fragata Bilbaína, construida a orillas de la Ría de Bilbao.  Para 1815 su capitán, fue Antonio del Casal, un marinero de Santurtzi, , y por lo que se ha podido saber gracias a la documentación de archivo, la fragata Bilbaína se dedicó durante algún tiempo al transporte de “madera de ébano”: término utilizado para referirse al tráfico de esclavos africanos.

Aunque siguió siendo legal en las colonias, en Puerto Rico hasta 1873 y en Cuba hasta 1886, esta práctica de esclavitud fue abolida oficialmente para mediados del siglo XIX en casi toda Europa. 

El exvoto de la Bilbaína fue depositado en la Iglesia de Santa Isabel, en La Herrera Zalla por los dueños de la fragata original. La actual iglesia se levantó en 1822 gracias a un legado de 100.000 reales de don Joaquín de Labarrieta y a un legado de 64.000 reales de don Joaquín de Villaurrutia, ambos vecinos de Zalla.

Para inicios del siglo XX empieza a ser notable la eliminación sistemática de elementos ajenos a la liturgia de la Iglesia Católica. De esta manera, el exvoto dejará de ser utilizado como representación de la cultura popular, y a su vez, como medio de adoctrinamiento y propaganda eclesiástica. Esto dará lugar a abundancia de exvotos de origen terrestre en su expresión más clásica: representaciones en cera o en metal de partes del cuerpo humano sanadas por intercesión divina.

Dimensiones: 150 x 122 x 40 cm

Técnica: Mixta: madera policromada, cuerda y tela

Materiales y soporte: Se han utilizado tanto maderas como telas y cuerdas, todo ello policromado y barnizado. 

Proceso de creación: Para la recreación de esta maqueta a escala de la fragata Bilbaína, uno de los primeros y más importantes pasos sería la selección de los planos del barco. 

Una vez obtenidos los planos, se decidiría la escala, que es la relación del tamaño de la maqueta respecto el tamaño del barco real. Asimismo, la escala de la maqueta también determina la cantidad de detalles que se incluyen en el modelo final. Cuanto mayor sea la escala, menor es el detalle que se puede incluir. Esta maqueta presenta un nivel de detalle bastante elevado.

Una vez realizados los planos a escala del barco, el proceso constructivo sería bastante mecánico: la realización de estas piezas en el material principal (madera), su montaje, y posterior policromado y barnizado, así como el tensado de las cuerdas.

Estado de conservación: La pieza se conserva en un excelente estado de conservación tras haber sido restaurada en 2011.

Antes de la intervención, la fragata presentaba un grueso estrato de suciedad superficial acumulada. Asimismo, varias piezas se encontraban rotas y desencoladas, entre ellas los cabos, que se presentaban en su mayoría sueltos y partidos debido a la pérdida de elasticidad del material. Paralelamente, en la cubierta del barco aparecieron numerosas piezas sueltas.

Acceder a la galería